Sin título-3

 

Es natural sentir celos, pero la persona que los siente en realidad no la pasa nada bien, ya que su propia obsesión puede llevarlo a ver fantasmas en donde no los hay y comenzar a sentirse inferior llegando a creer que no vale nada.

Los celos son considerados por especialistas como una emoción desde el punto psicobiológico y cultural.

Cuando hablamos de celos, no estamos hablando de un único sentimiento. Estos son un conjunto de sentimientos y actitudes, que surgen cuando creemos que podemos perder algo muy importante para nosotros (amor, algo o a alguien, imagen social, profesional, poder, etc.). Cuando percibimos que nuestra pareja (amigos, familiares, jefe, etc.) le da a otras personas, lo que queríamos sólo para nosotros (amor, tiempo, compañía, atención).

En una relación de pareja, los celos aparecen cuando una persona siente que su relación está siendo amenazada. Esta amenaza puede ser real o imaginaria por tanto la respuesta de la persona que siente celos puede ser adecuada o inadecuada. Una respuesta adecuada sería expresando a la persona cómo te sientes, preguntando qué sucedió, etc.

Ahora las respuestas inadecuadas podrían ser expresadas abiertamente con gritos, llantos, amenazas, agresiones, etc. O bien encubiertas no se expresándolas, pero buscando desquitarse o lastimando a la pareja, como el hacerle quedar mal ante otros; haciendo, “sin querer”, cosas que le molestan, etc.

¿Qué elementos influyen en los celos?

Todos hemos sentido celos en nuestra vida. Se convierten en un problema cuando son intensos, frecuentes, duran mucho tiempo, están originados por una situación creada o exagerada por nuestra imaginación, nos afectan física y emocionalmente y/o repercuten en nuestra conducta. Pueden surgir cuando una persona percibe que su relación está siendo amenazada. Esta percepción puede ser:

  1. Real, como cuando vemos a nuestra pareja besándose con otra persona o,
  2. Producto de una suposición, malinterpretación o de nuestra imaginación, como pensar que nuestra pareja nos es infiel, sólo porque la vemos platicando muy amablemente con alguien, porque llegó tarde o porque encontramos una nota de un restaurante.

Focos rojos:

¿Sientes la necesidad de controlar todos los movimientos de tu pareja?

¿Cada vez soportas menos a sus amistades?

¿Le reprochas seguido sobre su forma de vestir o de comportarse?

¿Crees saber más sobre las intenciones, pensamientos, etc.… de tu pareja que ella misma?

¿La necesidad de tenerle sólo para ti se ha acentuado en los últimos tiempos?

Si respondiste sí a la mayoría de las preguntas, lo más seguro es que estés siendo víctima de un ataque de celos.

Estrategias para poder trabajar los celos 

Se vale actuar para recuperar la confianza en la pareja y lograr la armonía de nuevo:

1. No pensar mal de todo, ni dejes que tu mente vuele de tal manera que termines fantaseando con todo. Cuando estés pensando este tipo de cosas trata de realizar otra actividad y de pensar en otras cosas que te hagan sentir mejor.

2. La confianza es muy importante en una relación y que cada quien tenga su espacio y momentos de intimidad, por ejemplo si tu pareja sale con sus amistades no imagines que va en busca de otra persona y cuando llegue a casa no le hagas un interrogatorio policial de todo lo que hizo. Sal con tus amigas o amigos y trata de pensar en cosas agradables.

3. No llamen cada media hora, ni hagan preguntas todo el tiempo (me estás pensando, sigues enamorado de mí, con quién estas, dónde estás, por qué no me llamas, etc.), le terminarán por ahogar y aburrir. Traten de hacer actividades que les mantengan ocupados y que produzcan en ustedes tranquilidad y placer. Verán cómo ese cambio de actitud les beneficia a ambos.

4. Puede que algunas veces la pareja haga cosas que molesten mucho, pero traten de comentárselo de manera calmada ya que a los gritos nadie se entiende y se dice que `en el pedir está el dar`. Expliquen lo que sienten al respecto y qué les gustaría que cambie, el que se pueda poner en tus zapatos es una buena manera de que entienda por lo que pasas.

5. Olviden el pasado, el que la relación anterior haya terminado por una infidelidad, no quiere decir que en esta nueva relación les va a pasar lo mismo, no todas las personas son iguales y la pareja actual no merece pagar por los errores de otros.

6. Encuentren explicaciones más razonables a lo que les traiga dudas, por ejemplo si tu pareja no responde el celular, no piensen que es porque está con alguien más, es mejor tratar de pensar en una explicación como el que tal vez no lo escuchó sonar, se está bañando, está ocupado en el trabajo, etc. (Sugiero tengan en cuenta que la explicación tenga lógica y coherencia, muchos saben que su pareja le es infiel y buscan tapar el sol con un dedo).

7. Piensen que la pareja les quiere tal y como son, para aceptar el amor que les ofrece deben comenzar amándose a sí mismos, de esta manera evitarán compararse con los demás y sentirán menos celos. Los celos vienen de una falta de autoestima y de inseguridad.

8. Tengan en cuenta que cada uno ya tenía una vida antes de estar juntos y un círculo social aparte y cuando decidieron juntarse no lo hicieron para absorber la vida del otro. Cuando estén juntos hagan cosas que les hagan demostrarse cuanto se extrañaron y pásenla bien sin discutir.

9. El diálogo continuo, la confianza y el contacto amoroso son importantes para superar las inseguridades. Intenten buscar lugares tranquilos en donde puedan hablar de todo, besarse y demostrarse amor y afecto.

10. No se conviertan en detectives, no revisen su celular tratando de encontrar pruebas de infidelidad, no pregunten después de una llamada ¿con quién hablabas, quién era?, no intenten averiguar la clave de su mail o Facebook ni ese tipo de cosas, es importante que cada uno tenga su espacio.