Zyanya Susana Placeres Rosette

Psicóloga por la Universidad Iberoamericana Puebla

 

El 04 de Marzo del 2018 la película “Una Mujer Fantástica” una producción chilena ganó el Oscar en la categoría de mejor película de habla no inglesa. En la historia de este filme aparece un factor común: el amor, en diferentes presentaciones.

En dicho material cinematográfico se aborda el tema de la pérdida de una persona cercana y por consiguiente se percibe el proceso de un duelo, se habla de romanticismo, se expone el proceso de compartir en pareja y con gran sutileza se muestra la historia de Marina, una mujer trans. El tema central de esta cinta, sin duda alguna, tiene que ver directamente con la empatía.

Una de las preguntas que me surgieron después de ver la película y de conocer un poco la vida de Daniela Vega, actriz protagónica de la cinta y mujer transgénero, fue ¿Con que tendríamos que lidiar nosotros como individuos para poder ejercer la empatía con las personas transgénero? Y después de realizarme ese cuestionamiento me percaté que era necesario replantearme la pregunta por algo como: ¿Con que tendríamos que lidiar nosotros como individuos para poder ejercer la empatía con las personas? Si, la gran diferencia en los cuestionamientos anteriores es la falta de la palabra transgénero.

Con lo anterior, pretendo expresar la importancia de valorar a las personas antes de su religión, color de piel, creencias, orientación sexual y demás. En la película,  llega el momento que el factor humano queda desplazado y el personaje de Marina sufre una serie de hechos increíbles por el simple hecho de ser una mujer transexual, un ejemplo claro es como en la trama de la película, se le prohíbe la entrada al funeral de su pareja por ser considerada como una aberración.

Somos quienes somos, el amor radicará en aceptar y comprender la diversidad que existe en cada uno de nosotros. ¿Por qué limitar nuestro amor hacia el otro? ¿Por qué delimitar las formas de amor? ¿Es necesario que el otro sea como nosotros queremos para que solo así sea posible amarlo?.

Existe una tremenda falta de desinformación en todo lo relacionado a la comunidad LGTB. Sin embargo, hay un aspecto que es indispensable no olvidar, a los individuos que constantemente son señalados, agredidos, violentados, discriminados por su orientación sexual son personas, como yo, como tu, como cualquier otro, y por ese simple hecho merecen vivir en amor.

El cuestionamiento final que me surgió después del análisis del tema, es ¿Qué queremos hacer con el amor?