terapia familiar en puebla

La terapia familiar es un tipo de terapia psicológica (psicoterapia) hecha para ayudar a los

miembros de la familia a mejorar la comunicación y resolver los conflictos.

La terapia familiar es a menudo a corto plazo. Puede incluir a todos los miembros de la familia o

sólo los más capaces de participar. El plan de tratamiento específico dependerá de la situación de

la familia. Sesiones de terapia familiar que pueden enseñar habilidades para profundizar en las

relaciones familiares y pasar momentos de estrés, incluso después de que haya terminado yendo a

sesiones de terapia.

La terapia familiar puede ayudar a mejorar las relaciones problemáticas entre cónyuges, hijos u

otros miembros de la familia. Puede tratar temas específicos tales como problemas maritales o

financieros, los conflictos entre padres e hijos, o los efectos de abuso de sustancias o una

enfermedad mental en la familia entera.

La familia puede continuar la terapia familiar junto con otros tipos de tratamiento de salud

mental, especialmente si alguno tiene una enfermedad mental o adicción que también requiere de

terapia individual o de un tratamiento de rehabilitación. Por ejemplo, la terapia familiar puede

ayudar a los miembros de la familia hacer frente si un familiar tiene esquizofrenia – pero la

persona que tiene esquizofrenia debe continuar con su plan de tratamiento individualizado, lo que

puede incluir medicamentos, consejería uno-a-uno o de otro tratamiento.

En el caso de adicción, la familia puede asistir a terapia familiar, mientras que la persona que tiene

una adicción participa en el tratamiento residencial. A veces la familia puede participar en la

terapia familiar, incluso si la persona adicta no ha buscado su propio tratamiento.

La terapia familiar puede ser útil en cualquier situación familiar que causa el estrés, el dolor, la ira

o el conflicto. Le puede ayudar a usted ya su familia a que entienda mejor unos a otros y te llevará

más cerca.

Durante la terapia familiar, se le examina la capacidad de su familia para resolver problemas y

expresar pensamientos y emociones. Puede explorar los roles familiares, las normas y pautas de

comportamiento con el fin de identificar los problemas que contribuyen al conflicto, así como la

manera de trabajar a través de estos temas. La terapia familiar puede ayudar a identificar las

fortalezas de su familia, tales como el cuidado de los unos a los otros, y los puntos débiles, tales

como dificultad para confiar en los otros.

Por ejemplo, digamos que su hijo adulto tiene depresión. Su familia no entiende su depresión o la

mejor forma de ofrecer apoyo. Aunque usted está preocupado por la salud de su hijo, las

conversaciones con su hijo o de otros miembros de la familia entran en erupción en argumentos y

te dejan sentir frustrado y enojado. Comunicación disminuye, las decisiones van sin hacer, y la

brecha se ensancha.

PROBLEMAS FAMILIARES MÁS COMUNES

Las dificultades más importantes a las que se suelen enfrentar las familias son las siguientes:

  • Falta de comunicación: dificultad para la expresión de emociones o necesidades.
  • Conductas inadecuadas o impulsivas: peleas, consumo de sustancias, etc
  • Dificultades en la adaptación al cambio: llegada de un nuevo miembro de la familia,
  • Cambios de domicilio, pérdidas de trabajo, perdidas de un ser querido.
  • Patologías de algún miembro de la familia: desarrollo de enfermedades inhabilitantes o
  • Crónicas, tanto a nivel físico como mental.
  • Excesiva rigidez o permisividad: Gestión de normas muy estrictas o permisivas, querer
  • Tener razón siempre coartando libertades de los otros miembros de la familia.
  • Gestión de las tareas cotidianas: asunción de responsabilidades en las tareas de la casa,
  • Gestión de la economía familiar
  • Conflictos externos de los hijos: problemas con los amigos, problemas en el colegio.
  • Toma de decisiones: permitir decisiones o denegarlas a algún miembro de la familia, no
  • Saber ceder.
  • Faltas de respeto: gritos, insultos, agresiones físicas…

 

Los terapeutas familiares también pueden trabajar junto a otros profesionales de la salud para

hacer frente a problemas específicos tales como el TDAH, trastornos alimentarios, adicciones,

depresión, y cualesquiera otras condiciones que pueden estar teniendo un efecto perjudicial sobre

la vida familiar. Esto hace que la Terapia Familiar sea útil para los momentos de crisis o de larga

duración que estén teniendo efectos perjudiciales sobre la familia.

La terapia familiar se centra en la búsqueda de soluciones al conflicto, en aumentar el respeto de

cada miembro como individuo con sus deseos y sus necesidades, aumento de la compresión

mutua y apoyo emocional. Desarrollo de actividades de cohesión familiar y estrategias de

comunicación eficaz, todas ellas encaminadas a mejorar el funcionamiento de la familia como

grupo y a cada miembro de manera individual.

 

Escríbenos para agendar una cita o recibir más información

 

 

📥 Mensaje: http://m.me/vivemindful
📞 Teléfono: (222) 225 2572
🖥 www.vivemindful.com
📍 Dirección: https://goo.gl/maps/5dcNSjxStHA2