Seguro ya has escuchado información en portales sobre el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) que se caracteriza por alguna deficiencia en el desarrollo y actividad del cerebro que afecta la atención, la capacidad de permanecer quieto o el autocontrol.

En el caso de los niños que padecen TDAH presentan problemas en la escuela, tales como el bajo aprovechamiento escolar, trastornos afectivos, ansiosos y de conducta; en este espacio te compartimos algunos de los mitos que puedes haber escuchado alrededor de este trastorno y que no es del todo verdadero:

Mito: TDAH no es una enfermedad real

Realidad: Se trata de una condición neurobiológica, lo que significa que el cerebro no se está desarrollando de manera adecuada.

Mito: Problemas de comportamiento

Realidad: Aunque aproximadamente el 50% de los niños con TDAH desarrollan dificultades de comportamiento como consumo de drogas, indicios de robo o frustración al fracaso escolar, entre otros; el otro 50% no muestra problemas significativos.

Mito: Resultado de una educación o crianza ineficaz

Realidad: Biológico + Genético +/- Ambiente, es decir el TDAH es fundamentalmente biológico, las investigaciones actuales sugieren que hay un fuerte componente genético para su desarrollo. Sin embargo, hay factores ambientales que pueden reducir o intensificar las dificultades, como por ejemplo estar en un entorno de tranquilidad o de escándalo excesivo.

Mito: No Pueden poner atención o completar tareas

Realidad: Inconsistencia / Concentración VS Dificultades. Los niños con TDAH oscilan entre periodos de inatención, mientras que en otras ocasiones tienen periodos de alta concentración en tareas que les gustan, por ejemplo: tareas constructivas.

Mito: Todos son hiperactivos

Realidad: Algunos niños con TDAH, principalmente quienes padecen de inatención, pueden dar la impresión que carecen de energía y parecen tranquilos y reservados.

Mito. Sólo lo padecen los niños

Realidad: 4-9 veces es más diagnosticada la hiperactividad en niños y en niñas es mucho más común la inatención.

Mito: Alergias, azúcar y una mala alimentación causan TDAH

Realidad: No se ha comprobado. Pero una dieta balanceada es importante para el desempeño escolar de cualquier niño.

Mito: Solamente los medicamentos pueden controlarlo.

Realidad: No siempre es así, ya que se ha demostrado que un tratamiento integral o interdisciplinario da resultados más favorables en el progreso del niño.

Estos son algunos de los mitos más sobresalientes que te pueden ayudar conocer en qué consiste este trastorno que no solamente se presenta o afecta a niños, y que si no se detecta a tiempo puede tener repercusiones conforme el niño vaya atravesando diferentes etapas de su vida, desde el fracaso escolar en la universidad hasta constantes despidos o cambios repentinos de trabajo en la etapa laboral.

Conoce el programa Mindful Kids AQUÍ y empieza a prevenir las dificultades asociadas con el trastorno por déficit de atención en tu pequeño(a) con nuestros expertos en Neuropsicología.

 

Referencias: https://www.adhdfamilies.ca/wp-content/uploads/2017/11/LC_Dispelling-Myths-about-ADHD_N2-Spanish.pdf